Patrimonio cultural de Indichuris

Inicio
Quienes somos
Patrimonio
 Grupo de danza autóctono
Etnografía del arte indígena
Festival nacional de folclor
Enlaces
Contacto
Grupo de danza autóctono

GRUPO DE DANZA AUTÓCTONA
INDICHURIS (HIJOS DEL SOL) DE LA PROVINCIA DE PASTAZA

VESTIMENTA DEL HOMBRE
En la cabeza llevan una corona de plumas de aves, como el papagayo, cóndor y tucán. Las pinturas faciales de color negro pintado con HUITO, que es el fruto de un árbol de la selva; el color rojo es de achiote un árbol de la mitología Kichwa.
El pelo se adorna con grandes collares adornados de dientes de cocodrilo, tigre, semillas de Árboles como el "Milínchi Muyu" de color negro y rojo; as! como de piedras sagradas o piedras de rayo. La jalinga, collares que se entrecruzan en los hombros, compuesta por dientes de sahino y uñas de diferentes animales.
El taparrabo, confeccionado de pieles de tigre y de boa, adornado con semillas de árboles.
En los pies, a modo de cascabeles van adornados de semillas bulliciosas.


VESTIMENTA DEL LA MUJER
En la cabeza un cintillo de plumas.
La cara pintada con HUITO, de color negro que significa la muerte y rojo, la sangre guerrera. Sus diseños faciales son figuras que simbolizan el amor, bravura; o simplemente para atraer a los hombres. Una pechera confeccionada por cuero de tigre, adornada con pepas. El adorno de los pies, es análogo al el hombre.


DANZA
La danza se llama DOMINARE; y representa el final de la guerra, cuando llegaban los sobrevivientes a su comunidad lo esperaban con una gran fiesta porque el INTI les devolvía a su hogar. Entonces amazaban su chicha conjugando con su propia saliva para que se fermente y sea fuerte, como sus guerreros, a quienes brindaban en esta procesión, acompañado del fuego sagrado, obtenido mediante fricci5n; cuyo espíritu nunca muere solo se transforma o camina al más allá, METEMSICOSIS. También evocan a los espíritus de los que han caldo en la guerra; ellos seguirán viviendo reencarnados en un animal o en una planta. Al enterrar a estos guerreros, los pusieron con los pies orientados al sol, para que caminen directamente hacia el INTI.
Sus pasos entrecortados son obtenidos del mono, de la guatusa, del venado, la culebra; es decir de sus propias familias porque en el camino del más allá, me he reencarnado en uno de ellos.
El movimiento de la cabeza es muy sensual y refleja la feminidad de la mujer Kichwa quien se va auto acariciando con su pelo, que resbala entre sus hombros en un constante y geométrico movimiento acompañado con la música de los tambores que emanan sonidos que tienen una dualidad entre la alegría y las penas, y esa resonancia en la selvas, despertará a sus dioses y espíritus con quienes volverán nuevamente a juntarse para beber la sabia de la tierra.